Cómo preparar una entrevista de trabajo

La entrevista es un paso más, y a menudo el último y más importante, en un proceso de selección. Es un diálogo con preguntas y respuestas sobre temas profesionales, formativos y personales, en el que tanto la persona entrevistadora como la entrevistada intentan resolver las dudas.

entrevista de trabajo

¿Por qué es tan importante la entrevista de trabajo?

  • La entrevista de trabajo es un momento decisivo del proceso de selección, ya que sirve para:
  • Profundizar en la información del candidato que ya se ha obtenido previamente a través del currículo.
  • Comprobar si el estilo personal del candidato (actitud, motivaciones, personalidad, habilidades, experiencia, etcétera) coincide con lo que la empresa espera.
  • Permitir a la persona entrevistada asegurarse de que la persona candidata es idónea para el puesto vacante.
  • Permitir a la persona candidata valorar si esta ocupación le conviene y le interesa.

Antes de la entrevista

Antes de ir a una entrevista es conveniente:

  • Informarse sobre la empresa y su sector.
  • Repasar bien el currículum y la carta de presentación enviados en el momento de solicitar el empleo, porque son los documentos que la persona entrevistadora tendrá como referencia para formular las preguntas.
  • Es importante preparar la forma de explicar la trayectoria formativa y profesional de manera coherente y positiva.
  • Hay que preparar con atención las respuestas a preguntas personales porque son de difícil improvisación (motivaciones, intereses, actitudes, etcétera). Para hacerlo, hay que tener muy claras cuáles son las competencias adecuadas en el lugar de trabajo.
  • Tener en cuenta que el candidato debe facilitar el trabajo a la persona entrevistadora.

Actitud durante la entrevista

Es importante:

  • Presentarse a la entrevista con la confianza y seguridad que la empresa le ha elegido como posible candidato / a.
  • Estar muy atentos / as durante los primeros minutos de la entrevista, ya que se proporciona una información valiosa para su buen desarrollo.
  • Adoptar una actitud positiva y coherente hacia las preguntas de la entrevista.
  • Es bueno hacer preguntas sobre la empresa, el negocio o el lugar vacante.
  • Después de cada entrevista, hacer una valoración de cómo ha ido.

Reglas de comunicación verbal

Conductos básicas

  • Preparar las respuestas y la forma de expresarlas y evitar los monosílabos, el vocabulario demasiado coloquial o demasiado rebuscado.
  • Evitar el tuteo y en cualquier caso es conveniente utilizar el mismo idioma que la persona entrevistadora.
  • Preparar preguntas a la persona entrevistadora.
  • Hacer comentarios positivos de sus intereses, metas y aficiones.
  • Hacer comentarios positivos de la experiencia: “los éxitos”.
  • Hacer comentarios de interés y entusiasmo: “la motivación”.
  • Utilizar expresiones de “seguridad”.
  • No facilitar información perjudicial.

Expresiones por:

Manifestar los ÉXITOS

Estuve encargada de ….
He tenido la oportunidad de aprender …
Mi rendimiento ha sido satisfactorio en …
He colaborado en …
He realizado …
Estuve responsabilizado …
Me he preparado muy bien en …
Me dediqué intensamente a …
Quedé muy satisfecho / a de …

transmitir MOTIVACIÓN

Estoy muy interesado / a en …
Me gustaría poder trabajar en un lugar como este …
Para mí es muy importante un trabajo …
Estoy deseando aplicar mis conocimientos en …
Este es el trabajo que siempre he deseado …
Me sentiría feliz si …
Me motiva mucho poder …

mostrar SEGURIDAD

Estoy seguro / a …
Mi experiencia es importante …
Lo haré bien …
Estaré a la altura de …
Sabré responder …
Se adapta a mis posibilidades …

Reglas de comunicación no verbal

Si la comunicación verbal hace referencia a aquello que decimos, la no verbal se refiere a cómo lo decimos y cómo actuamos.

La comunicación no verbal proporciona al entrevistador / a tanta información o más que la que el candidato manifiesta. Ante una incongruencia entre el mensaje verbal y no verbal, siempre se tiende a creer el no verbal.

Algunas ideas sobre los posibles significados que se pueden atribuir a sus conductas:

Forma de vestir: hay que llevar la ropa adecuada al puesto de trabajo al que se opta, que esté limpia y que no haya desgarros.
Higiene: tiene mucha importancia la higiene del cabello y en las manos, sin olvidar el tema de los olores corporales.
Dar la mano: la forma de dar la mano predispone la actitud de la persona entrevistadora; hay que evitar dar la mano de forma floja ya que denota falta de energía y falta de decisión.
Expresión facial: la expresión de la cara indica nuestro estado de ánimo, nuestros sentimientos y, por tanto, es necesario que nuestra expresión concuerde con el mensaje que estamos dando.
Sonrisa: en momentos concretos de la entrevista es importante ya que significa apertura de los canales de comunicación.
Contacto visual: mirar a la cara de la persona con quien se está hablando es el mejor procedimiento para mostrar sinceridad.
Postura corporal: hay que sentarse de manera correcta; ni apoyado atrás (puede denotar desinterés), ni muy incorporado hacia adelante (puede demostrar nerviosismo e intranquilidad).
Gesticulación de las manos: durante la conversación es correcto que acompañamos nuestras explicaciones con los gestos de las manos, pero, en ningún caso, esta gesticulación debe ser excesiva.
Manías o tics: hay que evitar movimientos que suelen hacer cuando se está nervioso, como rascarse la nariz, tocarse el pelo, picar con los dedos sobre la mesa, etcétera; estos movimientos denotan nerviosismo e inseguridad, falta de control.
Comer chicle: nunca entraremos a una entrevista comiendo chicle.
Puntualidad: a una entrevista de selección siempre es necesario llegar con antelación suficiente para tranquilizarnos antes de iniciarla.
Móvil: antes de entrar a la entrevista hay que apagar el móvil para evitar interrupciones inoportunas.

Consejos para ser bien valorado / a

  1. Mostrar interés en el puesto de trabajo.
  2. Mostrar una actitud positiva y de entusiasmo.
  3. Ser un / a buen / a comunicador / a.
  4. Tener confianza en uno / a mismo / a.
  5. Mostrar apariencia de madurez.
  6. Implicarse en el trabajo, creer en lo que se hace.
  7. Ser agradable, intentar ser simpático / a.
  8. Ser tolerante a la tensión.
  9. Mostrar capacidad de organización y planificación.
  10. Demostrar tener iniciativa.
  11. Tener capacidad de adaptación.
  12. Tener capacidad de trabajo en equipo.